SALVEMOS VENEZUELA QUE LA DEMOCRACIA VUELVA

SALVEMOS VENEZUELA QUE LA DEMOCRACIA VUELVA

El diputado Juan Requesens, junto a su hermana Rafaela, líder estudiantil de la Universidad Central, en la marcha opositora hacia la Defensoría del Pueblo en Caracas. VLADIMIR MARCANO

49 Comentar
Millones de personas acompañan a los diputados opositores en protestas cada vez más numerosas, mientras el chavismo se enroca en una ofensiva llamada “Plan de la Patria”
Venezuela formaliza su retirada de la OEA
La protesta llega hasta las puertas de Ramo Verde, la cárcel militar donde está Leopoldo López
“Nosotros no vamos a desmayar, no vamos a descansar. Llevamos un mes de conflicto y podemos durar lo que ustedes quieran… Este pueblo no se va a regresar a su casa hasta que no conquiste el cambio, la democracia y la libertad que estamos esperando todos los venezolanos”. En solo siete minutos de un vibrante discurso en el Palacio Legislativo, el joven diputado Juan Requesens resumió cuál es el objetivo de una oposición venezolana renacida de sus cenizas. El mismo parlamentario que se puso al frente de las protestas, nada más conocerse a finales de marzo la sentencia 156 del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que usurpaba de forma definitiva las funciones del Parlamento.
PUBLICIDAD

inRead invented by Teads
Respaldado por sus compañeros Amelia Belisario, Milagros Valero, María Beatriz Martínez, Marco Bozo y Carlos Paparoni, entre otros, los diputados rebeldes salieron aquel día a la carrera hacia la sede del TSJ, donde les esperaba la Guardia Nacional. A pecho descubierto, llevados por la indignación, los parlamentarios chocaron con todas sus fuerzas con las tropas. Y no han dejado de hacerlo, pese a que al propio Requesens días después le rompieron la nariz y le abrieron una brecha junto al ojo que necesitó 56 puntos de sutura.Ese día estuvieron solos, un mes después les acompañan millones de venezolanos, unos y otros protagonistas de un mes de protestas que de forma inesperada ha cambiado el tablero político venezolano y que también pretende cambiar la Historia del país. “Se cumple un mes de una resistencia activa, democrática y pacífica para restituir el hilo constitucional. Somos una inmensa mayoría que hoy estamos en las calles. Este es un régimen que perdió el respaldo de la gente”, asegura a EL MUNDO Jony Rahal, otro de los diputados héroes de abril. Con la participación de todos ellos, la Asamblea ha fijado su hoja de ruta, que reclama la restitución del “derecho al voto con un Consejo Nacional Electoral imparcial, participación de líderes presos o inhabilitados y con observación internacional”. La oposición también exige elecciones presidenciales y regionales, la activación del canal humanitario, la devolución de las competencias usurpadas a la Asamblea, la liberación de todos los presos políticos y la desmovilización de los paramilitares chavistas. Héroes políticos y anónimos, como Hans Wuerich, que recibió un enjambre de perdigones pese a estar desnudo frente a la Guardia Nacional. O la señora Yoliter Rodríguez, de 57 años, malherida por el impacto de una bomba lacrimógena en la cabeza. Desde la cama del hospital, mantiene pese a su dolor que “esto no puede seguir sucediendo, todos estos abusos, hay que seguir adelante”. Los abusos que se inician con la represión violenta e indiscriminada contra protestas pacíficas que ya han provocado 34 muertes, cientos de heridos y más de 1.600 detenidos. “Hoy las cosas están mucho peor que hace un año para los venezolanos todos y para el Gobierno, pero dentro de un mes el sufrimiento aún será mayor”, resume Luis Ugalde, ex rector de la Universidad Católica Andrés Bello y una de las voces más prestigiosas del país. El teólogo apuesta por una “salida democrática excepcional, con el menor costo posible para toda la población, es de vida o muerte”. El jesuita Ugalde reclama un gobierno de salvación nacional, que es “imposible sin una decisión predominante en las Fuerzas Armadas” y sin un apoyo internacional rápido y efectivo. Distinta opinión mantiene el Papa Francisco, quien el sábado reconoció las dificultades para retomar el diálogo fracasado del año pasado, en el que el Vaticano participó como facilitador junto a José Luis Rodríguez Zapatero y otros exmandatarios latinoamericanos. “Hay que hacer todo lo que se pueda por Venezuela, pero con condiciones claras”, lanzó el Papa directamente a Maduro, que incumplió los acuerdos alcanzados. El Santo Padre también tuvo su regaño para la oposición, al asegurar que sus divisiones internas dificultaban retomar la Mesa del Diálogo. Pase lo que pase, Venezuela ha cambiado. En nada se parece políticamente a la de marzo, cuando el chavismo se mantenía en su zona de confort pese a la peor crisis social y económica que se recuerde en el país. Hoy, un mes después, Maduro ha comunicado la “indeclinable decisión” que su país salga de la OEA, que “de manera histórica procura destruir el modelo bolivariano”. La defensa internacional del chavismo ya está en marcha y la interior va más allá de la actual represión. El “hijo de Chávez” asegura que este lunes, durante la marcha del Primero de Mayo, activará su contraofensiva con un misterioso “desencadenante histórico”. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, amenazó este domingo con tomar un camino “revolucionario” para acabar con el “golpe continuado y fascista”, como llamó a las protestas opositoras. “Yo estoy tomando esto con mucho equilibrio, con mucha serenidad, pero estoy preparando un nuevo escenario para Venezuela. Que nadie dude, que nadie vacile, va a llegar la hora especial para la patria, para un camino revolucionario para acabar con esta situación de golpe continuado y fascista”, dijo en su programa de radio y televisión Domingos con Maduro.”En el escenario actual es muy probable que el presidente acelere a fondo con el relanzamiento del Plan de la Patria, más poder para las comunas y la reedición del Dakazo (rebajas socialistas a la fuerza de 2013, que arruinaron comercios pero que le dieron a Maduro la victoria en las municipales)”, vaticina el politólogo Piero Trepiccione. La Unidad Democrática también baraja la posibilidad de que el chavismo golpee con algo parecido a una “asamblea constituyente comunal”, que ya manejó durante las semanas posteriores al triunfo opositor en la parlamentarias de 2015.