LA FEDERACION ESPAÑOLA DEL GRANDE ORIENTE ESPAÑOL “CON EL PUEBLO SAHARAUI”

El estado saharaui está exigiendo tomar su asiento en las Naciones Unidas y renueva su disposición a apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas encaminados a poner fin a la ocupación ilegal marroquí
ABRIL 5, 2021
El estado saharaui está exigiendo tomar su asiento en las Naciones Unidas y renueva su disposición a apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas encaminados a poner fin a la ocupación ilegal marroquí
FacebookTwitterWhatsAppEmailMessengerCompartir

Comunicado oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RASD
El conflicto entre la RASD y el Reino de Marruecos pasó a una nueva etapa después del pasado 13 de noviembre, luego de que las fuerzas de ocupación marroquíes hicieran estallar el alto el fuego en la región de El Guerguerat, eludiendo el muro de separación, anexando nuevas tierras y atacando a civiles que se manifestaban pacíficamente exigiendo el cierre de la brecha ilegal en esa zona.

La agresión del 13 de noviembre constituyó la gota que colmó el vaso y demostró de manera contundente que Marruecos finalmente ha eludido los acuerdos, celebrados entre las dos partes después de 16 años de guerra devastadora, representados en el plan de arreglo de 1991. El acuerdo fue cancelado unilateralmente y devolvió el conflicto del Sáhara Occidental al punto de partida.

Aquí, hay que señalar que la flagrante violación del alto el fuego del 13 de noviembre se produjo ante los ojos y oídos de los miembros de la misión de Naciones Unidas, que se establecieron para organizar el referéndum y mantener el alto el fuego, que no movieron un dedo ni tampoco fue condenado por el Consejo de Seguridad.

El rechazo de Marruecos al referéndum de autodeterminación por un período de treinta años, que es una solución política que fue aceptada oficialmente por ambas partes y aprobada por unanimidad por el Consejo de Seguridad, la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Organización de África. Unidad, suponiendo esto un incumplimiento del pacto y un flagrante desafío a la legitimidad internacional.

El Frente Popular para la Liberación de Sakia El Hamra y el Río del Oro y el gobierno de la RASD, condenan enérgicamente la política del ocupante marroquí encaminada a anexar por la fuerza un país vecino, sacarlo del mapa global, matar a su gente, desplazarlos, saquear sus riquezas y cometer crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

La RASD responsabiliza plenamente a Marruecos por las terribles consecuencias del estallido de la guerra, que lanzó de nuevo el 13 de noviembre de 2020 tal y como lo hizo el 31 de octubre de 1975.

La República Saharaui, que se encuentra en legítimo estado de defensa de acuerdo con el Derecho Constitutivo de la Unión Africana, la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones de legitimidad internacional, que, en todas ellas, no reconocen soberanía alguna sobre del Reino de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, y pide tanto a las Naciones Unidas como a la Unión Africana que condenen la agresión marroquí y trabajen para poner fin a la ocupación ilegal de nuestro país.

El Consejo de Seguridad de la ONU es responsable, por otro lado, de lo que ha ocurrido con la situación como consecuencia de su incapacidad para permitir que la misión de la MINURSO lleve a cabo la única misión que le ha sido encomendada, que es la de organizar el referéndum, impedida a raíz del dominio de los intereses de algunos de sus miembros permanentes, lo que también le impide adherirse a la legitimidad internacional en el expediente del Sáhara Occidental.

La RASD expresa su disposición permanente a cooperar firmemente con las Naciones Unidas a fin de cumplir con sus obligaciones inequívocas hacia el pueblo saharaui para que pueda ejercer su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia, como lo son todos los pueblos del mundo.

La RASD no permitirá de ahora en adelante que se repita la amarga y dolorosa experiencia que duró tres décadas de espera, dominada por el pisoteo de la doctrina de Naciones Unidas en materia de descolonización y la negación de sus obligaciones y decisiones.

El estado saharaui está exigiendo tomar su asiento en las Naciones Unidas mientras Marruecos obstruye el referéndum, para garantizar que el pueblo saharaui sea unánime sobre su derecho a la independencia y soberanía sobre su patria y la tierra de sus antepasados. También renueva su disposición a apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas encaminados a poner fin a la ocupación ilegal marroquí y contribuir seriamente al establecimiento de una paz justa y definitiva en conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y sus decisiones y con los requisitos de la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia.

La RASD también expresa su disposición a cooperar con el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana para comenzar a implementar su reciente decisión y las decisiones de la cumbre extraordinaria sobre el silenciamiento de las armas, y renueva el llamamiento a la necesidad de abordar con firmeza la agresión marroquí e imponer al Reino de Marruecos el cumplimiento de lo dispuesto en el Acta Constitutiva de la Unión Africana con el fin de evitar que se cree un clima de división y desarmonía por servir a intereses extranjeros que no ven con satisfacción una organización continental, unida y responsable, capaz de representar con una sola voz a todos los socios.

El apoyo francés a la ocupación marroquí impidió la implementación del acuerdo saharaui-marroquí a tiempo, es decir, hace décadas. Además, de no haber sido por la obstrucción francesa, la MINURSO se habría encargado de vigilar los derechos humanos para aliviar, al menos, el sufrimiento de los saharauis en los territorios ocupados que están expuestos a los métodos de opresión y tortura más brutales, como es el caso de la situación de los presos civiles en las cárceles marroquíes y de muchas familias saharauis, como lo son las familias de Jaya y la de Haddi.

Además, de no haber sido por la obstrucción francesa, la Unión Europea habría implementado las decisiones del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas para detener el saqueo y el robo de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

Ha llegado el momento de que Francia desempeñe el papel que se espera de ella como país que tiene relaciones históricas con todos los pueblos y países de la región, dejando de apoyar ciegamente la agresión marroquí e imponiendo y respetando las fronteras, y contribuyendo así al restablecimiento de la paz y la estabilidad en el noroeste de África, la cual es imposible sin cooperación, desarrollo e integración económica o política.

La evasión de España de sus responsabilidades legales, políticas y morales como potencia administradora legal hasta ahora, y su traición al pueblo saharaui, la han convertido hoy en día en una presa fácil del continuo chantaje marroquí y de la constante amenaza del terrorismo, la inmigración ilegal, las drogas y el terrorismo, incluso de la expansión.

Los lazos históricos con el pueblo saharaui y los intereses geoestratégicos españoles obligan al Estado español a utilizar todo su peso y sus relaciones regionales e internacionales para defender la RASD, su integridad territorial, la seguridad de su pueblo y su soberanía sobre su patria.

El pueblo saharaui, por su parte, espera que la nueva administración estadounidense anule el atroz crimen que cometió Trump antes de salir de la Casa Blanca como consecuencia de su violación de la Carta de las Naciones Unidas, y la decisión de la Corte Internacional de Justicia, así como por oponerse al rol asignado a los Estados Unidos de América en el conflicto.

La RASD está dispuesta a la paz con su vecino del norte, el Reino de Marruecos, sobre la base del respeto a las fronteras internacionales que existen entre ambos, y esto solo llegará con el fin de la ocupación, la retirada de las fuerzas invasores marroquíes de nuestro territorio nacional, y la abstención de Marruecos de su política de expansión y agresión contra el pueblo saharaui.

Mohamed Salem Uld Salek. Ministro de Exteriores de la República Árabe Saharaui Democrática.