APOO A PRO ACTIVA OPEN ARMS

ES NECESARIO SER PERSONAS QUE PIENSEN QUE TODOS FORMAMOS PARTE DE UN MUNDO UNIDO Y SOLIDARIO. “NO A LOS ENRIQUECIMIENTOS DE MUERTE” COMO DIRÍA EL PAPA FRANCISCO.
EN APOYO DE PRO ACTIVA OPEN ARMS
CIENTOS DE PERSONAS SIGUEN MURIENDO EN EL MEDITERRÁNEO CENTRAL
1 de febrero de 2019
La APDHE expresa públicamente su total apoyo y solidaridad con la ONG Proactiva Open Arms, cuyo barco Open Arms continúa atracado durante más de 20 días en el puerto de Barcelona, tras haberle sido denegado el permiso de salida por la Dirección General de la Marina Mercante, dependiente del Ministerio de Fomento.
La resolución denegatoria del despacho del buque Open Arms para realizar labores de observación y vigilancia en el Mediterráneo Central, señala el incumplimiento de una serie de convenciones internacionales sobre Derecho del Mar y afirma que el barco Open Arms no desembarcó a las personas rescatadas del mar en el puerto seguro más cercano y en un plazo razonable “sea esto por responsabilidad directa del buque, o bien por causa de las autoridades responsables de las zonas SAR”.
Si el Open Arms no ha podido desembarcar en el puerto seguro más cercano, esto es, Italia o Malta (es notorio que el puerto de Libia no ofrece la más mínima seguridad), es porque estos países europeos están impidiendo desde hace meses, que en sus puertos atraquen barcos con personas migrantes y refugiadas a bordo, obligando así al Open Arms a cruzar el Mediterráneo durante días desde su zona de operaciones para encontrar un lugar seguro.
La resolución no imputa al Open Arms responsabilidad por el incumplimiento de las convenciones internacionales, es más, la propia resolución señala que las autoridades responsables de la zona SAR (zona de búsqueda y rescate) no están asumiendo eficazmente su responsabilidad de coordinación y colaboración, no están garantizando que el buque sea liberado de sus obligaciones con una desviación mínima de su viaje, en definitiva, no están facilitando la llegada y salida de los buques dedicados al rescate de personas en peligro en el mar para brindarles un lugar seguro.
Resulta así desconcertante que el gobierno español obstaculice a través de esta resolución administrativa la salida del buque Open Arms impidiendo ya por más de tres semanas la continuidad de la encomiable labor que, desde 2015, viene realizando esta organización, rescatando a las personas migrantes y refugiadas que cruzan el mar Mediterráneo huyendo de terroríficas condiciones de vida y vulneraciones de derechos humanos en sus países de origen.
Esta labor es expresión de su compromiso con el derecho a la vida consagrado en el artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como el artículo 15 de la Constitución Española y la defensa de la vida por parte de esta organización le ha hecho merecedora, entre muchos otros, del Premio Derechos Humanos 2018 de la APDHE.
No olvidemos tampoco que el objetivo número ocho del muy reciente Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular es salvar vidas y emprender iniciativas internacionales coordinadas sobre los migrantes desaparecidos. De acuerdo con este Pacto Internacional firmado por 156 estados miembros de la ONU, incluida España, los estados se comprometen a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes, así como a garantizar que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter “exclusivamente humanitario”.
Por ello, instamos al gobierno español a reconsiderar la decisión adoptada y le invitamos a que aproveche la oportunidad de hacer efectivo el compromiso que dice tener con los derechos humanos pues, impedir la salida del buque Open Arms conlleva no apoyar la defensa del derecho a las vidas que esta organización salva día tras día en el desarrollo de sus misiones.

COMUNICADO
EN APOYO DE PRO ACTIVA OPEN ARMS
CIENTOS DE PERSONAS SIGUEN MURIENDO EN EL MEDITERRÁNEO CENTRAL
1 de febrero de 2019
La APDHE expresa públicamente su total apoyo y solidaridad con la ONG Proactiva Open Arms, cuyo barco Open Arms continúa atracado durante más de 20 días en el puerto de Barcelona, tras haberle sido denegado el permiso de salida por la Dirección General de la Marina Mercante, dependiente del Ministerio de Fomento.
La resolución denegatoria del despacho del buque Open Arms para realizar labores de observación y vigilancia en el Mediterráneo Central, señala el incumplimiento de una serie de convenciones internacionales sobre Derecho del Mar y afirma que el barco Open Arms no desembarcó a las personas rescatadas del mar en el puerto seguro más cercano y en un plazo razonable “sea esto por responsabilidad directa del buque, o bien por causa de las autoridades responsables de las zonas SAR”.
Si el Open Arms no ha podido desembarcar en el puerto seguro más cercano, esto es, Italia o Malta (es notorio que el puerto de Libia no ofrece la más mínima seguridad), es porque estos países europeos están impidiendo desde hace meses, que en sus puertos atraquen barcos con personas migrantes y refugiadas a bordo, obligando así al Open Arms a cruzar el Mediterráneo durante días desde su zona de operaciones para encontrar un lugar seguro.
La resolución no imputa al Open Arms responsabilidad por el incumplimiento de las convenciones internacionales, es más, la propia resolución señala que las autoridades responsables de la zona SAR (zona de búsqueda y rescate) no están asumiendo eficazmente su responsabilidad de coordinación y colaboración, no están garantizando que el buque sea liberado de sus obligaciones con una desviación mínima de su viaje, en definitiva, no están facilitando la llegada y salida de los buques dedicados al rescate de personas en peligro en el mar para brindarles un lugar seguro.
Resulta así desconcertante que el gobierno español obstaculice a través de esta resolución administrativa la salida del buque Open Arms impidiendo ya por más de tres semanas la continuidad de la encomiable labor que, desde 2015, viene realizando esta organización, rescatando a las personas migrantes y refugiadas que cruzan el mar Mediterráneo huyendo de terroríficas condiciones de vida y vulneraciones de derechos humanos en sus países de origen.
Esta labor es expresión de su compromiso con el derecho a la vida consagrado en el artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como el artículo 15 de la Constitución Española y la defensa de la vida por parte de esta organización le ha hecho merecedora, entre muchos otros, del Premio Derechos Humanos 2018 de la APDHE.
No olvidemos tampoco que el objetivo número ocho del muy reciente Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular es salvar vidas y emprender iniciativas internacionales coordinadas sobre los migrantes desaparecidos. De acuerdo con este Pacto Internacional firmado por 156 estados miembros de la ONU, incluida España, los estados se comprometen a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes, así como a garantizar que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter “exclusivamente humanitario”.
Por ello, instamos al gobierno español a reconsiderar la decisión adoptada y le invitamos a que aproveche la oportunidad de hacer efectivo el compromiso que dice tener con los derechos humanos pues, impedir la salida del buque Open Arms conlleva no apoyar la defensa del derecho a las vidas que esta organización salva día tras día en el desarrollo de sus misiones.

Deja un comentario