Acerca de Juan Padilla

Juan Padilla Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología Presidente – Gran Maestre Ad Vitam del Grande Oriente Español Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo Del Grado 33 Del Grande Oriente Español. Presidente del Centro de Estudios Masónicos

LA FEDERACION ESPAÑOLA DEL GRANDE ORIENTE ESPAÑOL “CON EL PUEBLO SAHARAUI”

El estado saharaui está exigiendo tomar su asiento en las Naciones Unidas y renueva su disposición a apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas encaminados a poner fin a la ocupación ilegal marroquí
ABRIL 5, 2021
El estado saharaui está exigiendo tomar su asiento en las Naciones Unidas y renueva su disposición a apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas encaminados a poner fin a la ocupación ilegal marroquí
FacebookTwitterWhatsAppEmailMessengerCompartir

Comunicado oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de la RASD
El conflicto entre la RASD y el Reino de Marruecos pasó a una nueva etapa después del pasado 13 de noviembre, luego de que las fuerzas de ocupación marroquíes hicieran estallar el alto el fuego en la región de El Guerguerat, eludiendo el muro de separación, anexando nuevas tierras y atacando a civiles que se manifestaban pacíficamente exigiendo el cierre de la brecha ilegal en esa zona.

La agresión del 13 de noviembre constituyó la gota que colmó el vaso y demostró de manera contundente que Marruecos finalmente ha eludido los acuerdos, celebrados entre las dos partes después de 16 años de guerra devastadora, representados en el plan de arreglo de 1991. El acuerdo fue cancelado unilateralmente y devolvió el conflicto del Sáhara Occidental al punto de partida.

Aquí, hay que señalar que la flagrante violación del alto el fuego del 13 de noviembre se produjo ante los ojos y oídos de los miembros de la misión de Naciones Unidas, que se establecieron para organizar el referéndum y mantener el alto el fuego, que no movieron un dedo ni tampoco fue condenado por el Consejo de Seguridad.

El rechazo de Marruecos al referéndum de autodeterminación por un período de treinta años, que es una solución política que fue aceptada oficialmente por ambas partes y aprobada por unanimidad por el Consejo de Seguridad, la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Organización de África. Unidad, suponiendo esto un incumplimiento del pacto y un flagrante desafío a la legitimidad internacional.

El Frente Popular para la Liberación de Sakia El Hamra y el Río del Oro y el gobierno de la RASD, condenan enérgicamente la política del ocupante marroquí encaminada a anexar por la fuerza un país vecino, sacarlo del mapa global, matar a su gente, desplazarlos, saquear sus riquezas y cometer crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

La RASD responsabiliza plenamente a Marruecos por las terribles consecuencias del estallido de la guerra, que lanzó de nuevo el 13 de noviembre de 2020 tal y como lo hizo el 31 de octubre de 1975.

La República Saharaui, que se encuentra en legítimo estado de defensa de acuerdo con el Derecho Constitutivo de la Unión Africana, la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones de legitimidad internacional, que, en todas ellas, no reconocen soberanía alguna sobre del Reino de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, y pide tanto a las Naciones Unidas como a la Unión Africana que condenen la agresión marroquí y trabajen para poner fin a la ocupación ilegal de nuestro país.

El Consejo de Seguridad de la ONU es responsable, por otro lado, de lo que ha ocurrido con la situación como consecuencia de su incapacidad para permitir que la misión de la MINURSO lleve a cabo la única misión que le ha sido encomendada, que es la de organizar el referéndum, impedida a raíz del dominio de los intereses de algunos de sus miembros permanentes, lo que también le impide adherirse a la legitimidad internacional en el expediente del Sáhara Occidental.

La RASD expresa su disposición permanente a cooperar firmemente con las Naciones Unidas a fin de cumplir con sus obligaciones inequívocas hacia el pueblo saharaui para que pueda ejercer su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia, como lo son todos los pueblos del mundo.

La RASD no permitirá de ahora en adelante que se repita la amarga y dolorosa experiencia que duró tres décadas de espera, dominada por el pisoteo de la doctrina de Naciones Unidas en materia de descolonización y la negación de sus obligaciones y decisiones.

El estado saharaui está exigiendo tomar su asiento en las Naciones Unidas mientras Marruecos obstruye el referéndum, para garantizar que el pueblo saharaui sea unánime sobre su derecho a la independencia y soberanía sobre su patria y la tierra de sus antepasados. También renueva su disposición a apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas encaminados a poner fin a la ocupación ilegal marroquí y contribuir seriamente al establecimiento de una paz justa y definitiva en conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y sus decisiones y con los requisitos de la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia.

La RASD también expresa su disposición a cooperar con el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana para comenzar a implementar su reciente decisión y las decisiones de la cumbre extraordinaria sobre el silenciamiento de las armas, y renueva el llamamiento a la necesidad de abordar con firmeza la agresión marroquí e imponer al Reino de Marruecos el cumplimiento de lo dispuesto en el Acta Constitutiva de la Unión Africana con el fin de evitar que se cree un clima de división y desarmonía por servir a intereses extranjeros que no ven con satisfacción una organización continental, unida y responsable, capaz de representar con una sola voz a todos los socios.

El apoyo francés a la ocupación marroquí impidió la implementación del acuerdo saharaui-marroquí a tiempo, es decir, hace décadas. Además, de no haber sido por la obstrucción francesa, la MINURSO se habría encargado de vigilar los derechos humanos para aliviar, al menos, el sufrimiento de los saharauis en los territorios ocupados que están expuestos a los métodos de opresión y tortura más brutales, como es el caso de la situación de los presos civiles en las cárceles marroquíes y de muchas familias saharauis, como lo son las familias de Jaya y la de Haddi.

Además, de no haber sido por la obstrucción francesa, la Unión Europea habría implementado las decisiones del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas para detener el saqueo y el robo de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

Ha llegado el momento de que Francia desempeñe el papel que se espera de ella como país que tiene relaciones históricas con todos los pueblos y países de la región, dejando de apoyar ciegamente la agresión marroquí e imponiendo y respetando las fronteras, y contribuyendo así al restablecimiento de la paz y la estabilidad en el noroeste de África, la cual es imposible sin cooperación, desarrollo e integración económica o política.

La evasión de España de sus responsabilidades legales, políticas y morales como potencia administradora legal hasta ahora, y su traición al pueblo saharaui, la han convertido hoy en día en una presa fácil del continuo chantaje marroquí y de la constante amenaza del terrorismo, la inmigración ilegal, las drogas y el terrorismo, incluso de la expansión.

Los lazos históricos con el pueblo saharaui y los intereses geoestratégicos españoles obligan al Estado español a utilizar todo su peso y sus relaciones regionales e internacionales para defender la RASD, su integridad territorial, la seguridad de su pueblo y su soberanía sobre su patria.

El pueblo saharaui, por su parte, espera que la nueva administración estadounidense anule el atroz crimen que cometió Trump antes de salir de la Casa Blanca como consecuencia de su violación de la Carta de las Naciones Unidas, y la decisión de la Corte Internacional de Justicia, así como por oponerse al rol asignado a los Estados Unidos de América en el conflicto.

La RASD está dispuesta a la paz con su vecino del norte, el Reino de Marruecos, sobre la base del respeto a las fronteras internacionales que existen entre ambos, y esto solo llegará con el fin de la ocupación, la retirada de las fuerzas invasores marroquíes de nuestro territorio nacional, y la abstención de Marruecos de su política de expansión y agresión contra el pueblo saharaui.

Mohamed Salem Uld Salek. Ministro de Exteriores de la República Árabe Saharaui Democrática.

NECESITAMOS ETICA EN POLITICA (PUBLICADOS EN LA “OPINION DE ZAMORA”

NECESITAMOS ETICA EN POLITICA (PUBLICADOS “OPINION DE ZAMORA”

Quiero al empezar este artículo recordando a un amigo Ignacio Sarda Martín, pues acabo de releer sus libros sobre “Apuntes de Ética” editados en 1945.

Probablemente no estamos tomando conciencia de la gravedad del momento moral en que estamos viviendo. Si entendemos por ETICA la parte de la Filosofía que trata de la moral y de las obligaciones de la sociedad, habrá que concluir que el comportamiento de algunos políticos y de muchos ciudadanos, no es el adecuado. La ETICA tiene por objeto entender el carácter de bondad o maldad de las acciones humanas, se necesita moralizar la vida política y social, así como recuperar el sentido cívico de la participación ciudadana. El desarrollo individual no debería limitarse solo a la esfera privada. Es más, es conveniente llevar a cabo un discurso que nos conecte con las mejores tradiciones de transformación de nuestra vida pública, donde el carácter moral de la misma la entendamos como un intento de elevar la presencia moral. La democracia tiene otras motivaciones, tratar de hacer ciudadanos, cuyo comportamiento personal y social este basado en una clara tabla de valores cívicos.

Las personas sentimos un impulso hacía la justicia, la búsqueda de la verdad moral. Por ello la ETICA aplicada a la política (con mayúscula) tendría por objeto enseñarnos como debe ser organizarnos en sociedad, para que la sociedad y los gobiernos sean morales, esto es, para que satisfagan las exigencias de la ética. La política ética sería pragmatismo puro que acabaría conduciendo a graves consecuencias para la vida.

En este sentido cabe recordar que la política se ha independizado de la ética y sucumbiendo a un “realismo sin principios” y un “pragmatismo sin convicciones.”

Los políticos reducen su gestión a un trato por los “intereses partidarios. Por el contrario, algunos politólogos-sociólogos insisten en la necesidad de la crítica moral de la realidad política y añaden que la política debe ser el cauce para realizar los ideales morales. Aceptar otra posibilidad sería tanto como negarnos la capacidad de pensar.

Tendríamos que actualizar el concepto como definió Aranguren a la democracia, dándole en nombre de “Democracia con Moral”. La democracia según Aranguren no sería nunca una “democracia establecida”, en la que nos pudiésemos instalar con comodidad y fáciles aspiraciones. La democracia sería una aspiración moral permanente insatisfecha, precisando de una constante autocrítica para evitar quedarnos prendidos en las redes de la falsa satisfacción.

La función del político (profesional) debería volver a alcanzar la imagen de rigor, de pulcritud, que tuvo en el pasado. Un político puede ser, en su fuero interno profundamente inmoral, o, amoral. Pero será un mal político si prescinde de la moral como arma política. Esta afirmación tan normal y simple hoy parece sorprendente. Pero no debemos dejarla de lado, hay que tomarla muy en serio para que la confusión no siga siendo una regla general en este aspecto. Estamos asistiendo tanto a un proceso de degeneración de la función pública, que parece que estamos olvidándonos lo que debe ser la política, lo que los grandes tratadistas han señalado y demandan los principios generales de la ETICA.

NECESITAMOS ETICA EN POLITICA II

Un político que se entregase a la inmoralidad-amoralidad (Política) sería un mal político, lo mismo si se declarase formalmente maqjuiavélico. El maquiavelismo del político puede ser un modo secreto de proceder, nunca constituir un programa político.
El político maquiavélico no sería mal político solamente por decirse maquiavélico, lo sería por serlo. La democracia tiene que ser algo más serio que la manipulación permanente de la opinión pública. No se puede engañar por sistema a los electores. El Político ha de “creer” en lo que dice.
Gumersindo de Azcárate, uno de los grandes estudiosos de los problemas de la democracia de finales del XIX y principios del XX, mantuvo la necesidad imperiosa de un cambio moral en quienes practicaban la política en España. Azcárate no se quedaba además en el puro remedio: afirmaba que era preciso que los políticos fuesen morales, buscó procedimientos eficaces para arreglar la vida política tanto en cuanto estructura de poder como en cuanto al ejercicio y administración de la misma. Se daba cuenta de que las instituciones requieren en cada caso concreto reajustes e incluso novedades para que la democracia se realice en la práctica según el régimen parlamentario.
Azcárate hacía también hincapié en la necesidad de extender la moral en política a todos los comportamientos relacionados con ella. La HONRADEZ del gobernante no consiste únicamente en no meter las manos en la Caja, no hacer ni favorecer negocios sucios. En el decálogo de la moralidad política debía figurar también el respeto a las leyes, la sinceridad en los procedimientos electorales, la lealtad para cosas y personas, para con los particos y el propio país. Son preceptos cuya infracción no causa el escándalo que lleva consigo la violación de los primeros, pero que producen quizás efectos más hondos y perniciosos.
Cuando los hombre y mujeres se dedican a la función pública y hacen en el desempeño de su función actos que serían incapaces de realizar en su vida privada, entonces, la impudicia se llama celo en favor de los amigos el engaño cuando logra su objetivo prueba de talento. Ocurre entonces que las personas comienzan a acostumbrarse a este tipo de abusos. Decía Azcárate “primero se formulan con temor, para pasar después a reglas de vida entre los que se llaman hombres del mundo, a la postre, se deslizan traidoramente a través del cuerpo social, llegando a no dejar en pie otra moralidad que la consignada en el código penal”. Las faltas que no transcienden se aceptan como inevitables acabando, corroyendo la estructura moral de la sociedad por la fuerza de la costumbre.
Hoy la vida social está convertida en una mera farsa, en un espectáculo, donde muchos no delinquen no por falta de ganas, sino simplemente por miedo a las consecuencias jurídicas de su proceder. Vivimos en una sociedad donde la picaresca imprimé carácter a todas las formas de relación social. Llegando el proceso al punto, de que quienes lo denuncien corren el riesgo de caer en el ridículo y que se les tome por cándidos e inocentes. Reclamar a los políticos sinceridad en tal clima moral sería irreal. Para muchos la política es una cosa ajena, una profesión simplemente para lucrarse los que la ejercen por medios ilícitos.
Los problemas de la ETICA en la política no se cinscunscriben solamente al comportamiento de unos políticos, o de una clase política concreta, sino que tienen una dimensión social indudable, pues influyen y determinan el clima moral de toda la sociedad.
El clima moral es importante ya que muchos miembros de las nuevas generaciones no dejan de iniciar su aprendizaje social en medio de las modelos de conducta que imperan en el medio. Nos dice José Luis ARANGUREN “cada hombre se hace a sí mismo. Pero en el sentido que en este momento nos concierne, el hombre es hecho por la sociedad en que vive y por el mundo histórico-cultural a que pertenece. Y esto tanto positiva como negativamente. La CULTURA nos abre un camino, pero, a la vez, nos encamina o encauza por él”.

NECESITAMOS ETICA EN POLITICA III

Es evidente que la sociedad conforma la mentalidad de sus miembros, (socializándonos) la conciencia del ser humano está muy determinada por su existencia social. El individualismo en la conciencia social y moral está muy condicionado por la pertenencia a una sociedad o clase determinada, y esto tanto en la línea de los “perjuicios”, como en la de los “intereses”, que se revisten y enmarcan, respectivamente, de “normas” morales. El conocimiento tiene lugar también en cuanto que la sociedad suministra posibilidades –originariamente intelectuales y económicas, pero, consecuentemente, morales también- a los ciudadanos mejor situados dentro de ella, y niega “oportunidades,” como suele decirse, a los peor situados.

La moral no es social solamente por el origen de las normas, sino también por el origen de la conciencia moral. El “tribunal” de la conciencia es, en el fondo, la interiorización del tribunal moral de la comunidad (sociedad). Por eso no parece que estemonos dando cuenta de la gravedad de la situación que encierran los fenómenos de la corrupción política que son más graves de los que abarca la esfera individual, pues influyen en el clima moral de la sociedad, impulsando fenómenos negativos de carácter histórico, creando una sensación de rechazo individual y colectivo, de retirarse a la vida privada, ante un panorama externo tan poco edificante, con lo que las soluciones se hacen más difíciles todavía, pues sin la participación de los ciudadanos son ilusorios los cambios que la sociedad precisa.

En el clima moral actual, donde la relajación de costumbres en un hecho, y los valores existentes entre los españoles son egoístas, mercantiles, la moral social es poco elevada. Se defiende el éxito sin más, sin parar a analizar las causas del mismo. La admiración popular por personajes que han delinquido es muy indicativa del verdadero clima moral de una sociedad donde los ejemplos de buen comportamiento no abundan. Se admira, en suma, a quién ha tenido el valor suficiente para hacer lo que otros muchos no tienen. Una encuesta reciente de un “Centro de Investigaciones sobre la Realidad Social”, señalaba que los españoles se muestran rigurosos a la hora de aceptar situaciones poco éticas, pero son comprensivos con “arreglar la declaración de la renta” para pagar menos a hacienda, o “mentir en interés personal. Según estos ejemplos hasta para cumplir las normas sociales, nuestro horizonte vital es muy reducido. Son infracciones pequeñas si se quiere si queremos argumentar, pero que encajan perfectamente en el clima existente de escasa ejemplaridad social. Frente a la clase política, el español no se siente participe, y en su afán de evitar tan elevados impuestos se disculpa por la sospecha de que su dinero irá destinado más que a mejorar los servicios públicos a pagar las alegrías presupuestarias de la clase política. “Hoy la ciudadanía estamos aburridos y asqueados de la política” y esto es peligroso para la convivencia.

NECESITAMOS ETICA EN POLITICA IV

En una democracia parlamentaria, la participación de los ciudadanos no debería ser un problema, muy al contrario, debería ser algo completamente normal. Es más, la participación tenía que ser consustancial con el sistema. La Constitución señala que la soberanía reside en el pueblo, y sin un papel activo del mismo, los funcionamientos de las instituciones democráticas deberían resentirse. En el caso español el tema es doblemente importante, pues no sólo afecta a la legalidad funcional del sistema, sino que índice en la postración moral que sufre el país, sin una participación masiva de los ciudadanos será difícil que los males que arrastramos los españoles se logren solucionar. La participación ciudadana es conveniente para las instituciones, tanto activamente como por medio del voto. De lo que si hay que huir es de la concepción reduccionista que se tiene de la democracia a que los ciudadanos nos estamos acostumbrando a votar cada cuatro años las listas cerradas que nos proponen las burocracias y a la vez empleados de los partidos políticos (convertidos hoy en empresas de empleo).

La democracia no es un régimen político que pueda justificarse por apariencias. En España a fuerza de utilizar el término democracia como arma arrojadiza contra los oponentes, puede estar perdiendo fuerza. Máxime si se tiene en cuenta que quienes utilizan esta táctica suelen justificar actuaciones que tienen poco de democráticas. Hay, por eso, que aclarar conceptos, evitar la confusión reinante y recordar que el funcionamiento de la democracia tiene unas normas, unas mínimas exigencias éticas sin el cumplimiento de las mismas es difícil hablar de las existencias de un régimen democrático.

Todo Estado moderno dispone de un sistema de legalidad, pero sólo el Estado de Derecho es aquel que la Ley limita la acción del Estado. Infinidad de catedráticos de Derechos señalan “no todo sistema de legalidad tiene que ser forzosamente un Estado de Derechos, ya que hay distintos sistemas de legalidad, pero sólo un tipo de Estado de Derecho”- Para ellos como expertos habría cuatro elementos considerados básicos del Estado de Derechos: 1º) Imperio de la Ley. 2º) Separación de poderes. 3º) Legalidad de la Administración y 4º) Derechos y libertades fundamentales.

La independencia del poder judicial frente a las “presiones “políticas, constituye, sin duda, la piedra angular del Estado de Derecho. La legalidad de la Administración implica igualmente ese sometimiento a la Ley, reflejado efectivamente en un sistema de control y responsabilidad de la Administración respecto a los particulares, cuya protección contra la arbitrariedad se encuentra en el “régimen jurídico de la Administración”.

La democracia hay que entenderla como construcción del Estado de Derecho. La política debe tener, de forma inevitable, una dimensión moral y girar en torno al pleno desarrollo de la personalidad humana. Siendo la potenciación de las cualidades morales del hombre una de las facetas más importantes a tener en cuenta. Los que mandan y los que obedecemos debemos colaborar a la realización del interés general, considerando como el conjunto de las condiciones económico-sociales necesarias para el desarrollo integral de la persona y de los grupos sociales en los que el hombre y las mujeres nos hallamos insertos. Nuestra dignidad como seres humanos radica en poder vivir y ejercer la libertad. Por tanto, el Estado de Derecho, es su garantía y protección, entraña una dimensión éticamente valorable. De hecho, quienes aprecian la libertad tanto como aman la vida misma, valoran también los procedimientos y técnicas que la protegen y estima el Estado de Derecho. “Tenemos que celebrar y demandar los valores democráticos, como la libertad y la igualdad, así como desechar los insultos para tener una convivencia pacífica y solidaria”

NECESITAMOS ETICA EN POLICA y V

La libertad objetiva tiene su establecimiento en la Constitución, mediante el Estado de Derecho y la división de poderes. Es evidente que, el Estado de Derecho deber estar basado en el imperio de la Ley. Ahora bien, el gobierno de la Ley es imposible. Las leyes tienen que ser dictadas, ejecutadas y judicialmente aplicadas. La legislación y el gobierno de la nación estuviesen en las mismas manos durante el Antiguo Régimen, condujo al despotismo monárquico, o al despotismo popular, en el caso de que el titular del poder legislativo o también el ejecutivo. Para ello Montesquieu inspiró la división de poderes, entre el ejecutivo, el legislativo y el judicial, del que saldrían aseguradas todas las libertades públicas.

Montesquieu, al abrir una vía de acceso a la política desde una actitud ético-personal, moraliza al Estado mediante la división de poderes, para evitar su, inmoralidad, es decir, el despotismo. Pero lo interesante del planteamiento de Montesquieu son las razones que le llevan a esa teoría. El sostenía que es una experiencia constante que toda persona que posee poder tienen a abusar de él, y que esto último es, precisamente, lo que hay que impedir. Se trata de la afirmación y defensa de la libertad del individuo.

Montesquieu llevado de su visión realista de las cosas, pensaba que la tendencia del abuso de Poder, por parte del gobernante, es la renuncia a la lucha por la libertad por parte de los gobernados. Teniendo en cuenta la debilidad humana, no se contenta con predicar, éticamente, el ejercicio de la libertad en la realidad jurídico-política, es decir, su institucionalización. El motivo inicial es ético-político, la defensa del ámbito de libertad que compete a cada ciudadano, pero no olvida el plano jurídico político, para buscar las garantías, las instituciones legales que aseguren ese ámbito de libertad subjetiva.

La Ética en el comportamiento de los políticos nos lleva al tema de la legitimidad democrática, considerando como fundamental por muchos especialistas en Derecho Político. Surge entonces la clave de que el poder sólo es legítimo cuando procede de la autoridad del pueblo y está basado en su consentimiento. Pero hay que subrayar que el consentimiento popular no es suficiente por sí sólo para calificar a un sistema político de democrático. Algunos autores ponen incluso en duda que la legitimidad puede descansar en dos pilares: mayoría y minoría. La esencia de la democracia no podría circunscribirse tampoco a un gobierno de mayoría, que no asegurase los derechos de las minorías en un juego difícil de equilibrios, pero que habría siempre que tratar de asegurar por encima de todo.

Se habla bastante de reformar la Constitución, y no falta razón para ello, no estamos en este momento en 1975 después de la muerte de Franco y se hizo una Constitución a la medida de las necesidades y aceptación que permitían los poderes fácticos de entonces. Pero con el nivel de enfrentamiento y división que se encuentra hoy la sociedad sería impensable emprender dicha reforma, eso sí podría ser posible ya que todos los Partidos Políticos dicen querer en modificar el sistema de listas cerradas por listas abiertas no es suficiente, si no va acompañado de un cambio de la legislación electoral ya que el sistema D´Hont prima excesivamente al partido mayoritario en perjuicio del resto. Se afirma que se trató de esa forma de defender la gobernabilidad del país y huir de los excesos del parlamentarismo del pasado. Pero la verdad es que el actual sistema de elección falsea la realidad política del País. Prima demasiado a quien gana, y penaliza a las restantes fuerzas políticas, cuyo peso en millones de votos no es nada despreciable. Es posible que el sistema D´Hont facilite mayorías, pero no facilita una representación real del país en el Parlamento, ni la defensa, por igual, de forma proporcional, de los grandes intereses sociales. Y también podría promoverse un cambio del Senado inclusive suprimirlo. “No podemos dejar de aspirar a vivir con dignidad, seguridad y libertad, conceptos que trascienden culturas y continentes.”

Francisco José Alonso Rodriguez (DNI 23989W)
Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología.
Presidente Liga Española Pro Derechos Humanos y Federación Internacional Pro Derechos Humanos-España

PERDONA HIJO

articulo de Celedonio

Perdona, hijo, por no haber conseguido que puedas trabajar en la tierra donde nacieron tus abuelos. Ese es nuestro gran fracaso, el de nuestra generación, los “baby boomers” nacidos en lo que hoy llaman la España vaciada, que hemos ayudado sin querer a quienes con sus decisiones han desnudado medio país, robando su futuro; no hemos logrado que vosotros, lo que más queremos, podáis echar raíces junto a nosotros, junto al recuerdo de los que ya se fueron. Nuestra cobardía –y nuestra falta de compromiso con el pasado- ya está teniendo su castigo: que nuestros nietos nazcan en lugares lejanos, que hayamos sido cómplices de esta diáspora que nos está azotando tanto o más que la pandemia.

Perdona, hijo, porque te tengas que ir a trabajar a otro país, donde se habla otra lengua, donde se respira otro clima y donde lo que está por venir se mide sin mirar al cielo. Aquí llevamos décadas robándole espacio al mañana. Ya apenas queda hueco donde colocar la ilusión. Ya ves, mira a un lado y otro, ¿dónde están tus amigos y amigas del colegio? Se han ido casi todos. Y los que no lo han hecho, no hacen más que mirar la gatera de salida. Los estamos empujando. Vivimos en una tierra donde lo que más crece son los recuerdos y solo con ellos no se conquista el futuro.

Thank you for watching

Perdona, hijo, por no haber logrado que Zamora haya cambiado su vestido negro, raído, por el de color esperanza, el más abullonado, en el que podrían haber cabido todos sus vástagos. La culpa es nuestra, de los padres, por no haber sabido levantar la vista de los terrones, por haber dado el bastón de mando a quienes solo querían sobrevivir con un sueldo partidista, sectario.

Perdona, hijo, por permitir que casi la mitad de las materias primas que se producen en la provincia se transformen fuera, dejando los beneficios en bolsillos extraños; por haber dejado que unos taponaran el tren del mañana y otros no lo reabrieran a pesar de prometerlo; por no haber sido valientes y no haber exigido en los despachos y en el calle que los mil planes de futuro proyectados para esta tierra se llevaran a cabo; por habernos dejado engañar por “vendeburras” a sueldo; por permitir que otros exploten nuestra energía; por …

Perdona, hijo. Que te vaya bien allá donde estés.

72 ANIVERSARIO DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

72 años de la declaración universal de los derechos humanos

FRANCISCO JOSÉ ALONSO RODRÍGUEZ5 DE DICIEMBRE DE 2020, 11:58
Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua o cualquier otra condición. Todos deberíamos gozar de los mismos derechos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles.
Todas los Gobiernos y autoridades Enel ámbito de sus competencias tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos.
Los derechos humanos son inalienables. No deben suprimirse, salvo en determinadas situaciones y con las debidas garantías procesales. Por ejemplo, se pueden restringir si un tribunal de justicia dictamina que una persona es culpable de haber cometido un delito y es condenado en sentencia firme.Los derechos humanos son iguales y no discriminatorios. La no discriminación es un principio transversal en el derecho internacional de los derechos humanos.
Los derechos humanos incluyen tanto derechos como obligaciones. Los Estados tienen obligación de asumir las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de respetar, proteger y promover los derechos humanos. La obligación de su respeto significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos. La obligación de protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra cualquier persona o grupo étnico. La obligación de realizarlos significa que los Estados deber adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos. En el plano individual, debemos respetar y proteger los derechos humanos de los demás.
La aplicación, promoción de los derechos humanos están obligadas todas las Instituciones de los Estados, así como sus autoridades, rigiéndose por los principios de universalidad, interdependencia e indivisibilidad.
El principio de Interdependencia consiste en que cada un de los derechos humanos se encuentran ligados unos a los otros, de tal manera que el reconocimiento de uno de ellos, así como su ejercicio, implica necesariamente que se respeten y protejan múltiples derechos que se encuentra vinculados. Grandes escritores e intelectuales han dicho con frecuencia reiterada que habrían dado cualquier cosa por haber sido autor de alguno de los articulados de uno de los 30 artículos.
En su “Preámbulo” la Declaración Universal de los Derechos Humanos nos dice: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana.
Que mejor forma que citar y recordar algunos párrafos de la declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deber comportarse fraternalmente los unos con los otros” “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.” “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”.
Cuanto nos queda para que su cumplimiento sea efectivo desde su aprobación por la Asamblea General de Naciones Unidas el 10 de diciembre 1.948.
Francisco José Alonso Rodríguez | Presidente Liga Española pro-Derechos Humanos, Federación Española Pro Derechos Humanos y Federación Internacional Pro Derechos Humanos-España.

CAMBIOS EN LA CONSTITUCIÓN POR DEMETRIO MADRID LOPEZ -EXPRESIDENTE CASTILLA Y LEON

Demetrio Madrid apuesta por cambios constitucionales en la organización territorial del Estado, el Senado y la Ley de Sucesión

CONSITUCION ZAMORA DEMETRIO MADIRD

El expresidente de la Junta de Castilla y León participa en el acto ‘La Constitución Española. Pasado, presente y futuro. Retos en el siglo XXI’
El expresidente de la Junta de Castilla y León Demetrio Madrid, consideró hoy “necesarios” cambios en la Constitución Española por lo que se refiere al Título VIII ‘De la organización territorial del Estado’ y al Senado, que “hay que modificarlo claramente”, así como “meter las comunidades autónomas con su nombre y apellido, modificar la Ley de Sucesión y poner a la mujer a la misma altura que el hombre e incluir que estamos en Europa”.
Demetrio Madrid, quien aseguró que “quiero tanto a la Constitución que, por eso, la quiero cambiar”, recordó que las reformas “son necesarias” pero exigen “un acuerdo previo”, al margen de los intereses ideológicos. “Hacen falta los Pactos de la Moncloa de este momento, es decir, ponernos de acuerdo en cuestiones fundamentales y no ir con ese sentido partidista de cada uno de los grupos políticos”, subrayó.
Madrid López hizo estas declaraciones en el Teatro Ramos Carrión, en la capital zamorana, antes de participar en el acto ‘La Constitución Española. Pasado, presente y futuro. Retos en el siglo XXI’, organizado por la Diputación Provincial de Zamora y el diario digital Zamora 24 Horas, con motivo del cuadragésimo segundo aniversario del texto constitucional español.
“Nosotros llevábamos años intentando que la situación de España se resolviera de una forma pacífica, como así fue, de la dictadura a la democracia. Tras las Elecciones del 28 de octubre de 1977 se formaron las cámaras y la primera petición que hicimos el grupo Socialista fue crear una comisión constitucional para elaborar la Constitución Española, que salió en 1978”, relató el que fue primer presidente de la Junta de Castilla y León.
“Trabajamos con toda la ilusión, sabiendo lo que estábamos hablando porque lo habíamos previsto antes de pasar a un sociedad democrática, libre, constitucional y en Europa”, añadió.
En este contexto, Demetrio Madrid valoró el hecho “de interés, aunque se dice poco”, de que la Carta Magna fue fruto de un acuerdo previo con los Pactos de la Moncloa. “Esto tiene relación con el momento actual porque muy distintos partidos políticos, con lejanas relaciones, supimos ponernos de acuerdo y dejar todas las diferencias partidarias e ideológicas para construir la Constitución Española”, rubricó.
“Esos contenidos democráticos de la libertad, de habernos sacudido el franquismo y de estar con una situación muy avanzada estos 42 años, han permitido que la sociedad española sea avanzada y de bienestar, independientemente de que no todos los problemas los soluciona la Constitución”, concluyó.
La sesión, con el formato de mesa redonda, moderada por el director del diario digital Zamora 24 Horas, Ángel García, contó también con la participación del doctor en Ciencias Políticas y de la Administración Pública por la Universidad de Salamanca Aquiles Magide, la magistrado del Juzgado número 6 de Zamora, María Isabel Aguado, y el primer presidente de la Diputación de Zamora en el período democrático, José Miguel López.

NI ACEPTO NI COMPARTO

NI ACEPTO NI COMPARTO
Francisco Jose Alonso Rodriguez (Presidente DNI 239.869W)

En nombre de la Liga Española Pro Derechos Humanos y Federación Española Pro Derechos Humanos-España, presentamos una denuncia ante la Fiscalía General del Estado, que fue admitida y apoyada, abriendo diligencias por la denuncia que realizamos contra Don Javier Ortega Smith (Secretario General de VOX).
Ante un programa de máxima audiencia de TVE el Sr. Ortega Smith dice: “Sabe usted de las torturas de las checas de Madrid, sabe cómo se ha mentido en la historia, hablando de algunas que se llamaban las “Trece Rosas” y resulta que lo que hacían era torturar, violar y asesinar vilmente. Cometieron crímenes brutales”. Sin profundizar más en la entrevista dichas afirmaciones las consideramos constitutivas de delito de calumnias y provocación al odio.
Recordemos en su sentencia de 6 de julio 2006 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dice: “Es de vital importancia que los políticos, en sus discursos públicos, eviten difundir palabras susceptibles de fomentar la intolerancia, generando un sentimiento lesivo para la dignidad de los aludidos y un riesgo para los derechos de terceros y el sistema de libertades.”
Por todo ello no puedo aceptar ni compartir el Archivo de la querella y denuncia contra el Sr. Ortega Smith por decir que las Trece Rosas “Torturaban, asesinaban y violaban”.
El Tribunal Supremo nos recuerda que dichas “afirmaciones del Sr. Ortega Smith pueden constituir un sentimiento lesivo para la dignidad de estas personas”. Olvida el Tribunal Supremo que dichas afirmaciones dañan a tantas personas vinculadas o no con las “Trece Rosas” ya que nunca fueron juzgadas por las calumnias que sobre ellas formula el Sr. Ortega Smith.

SAHARA OCCIDENTAL: 45 AÑOS DE ABANDONO

SAHARA OCCIDENTAL: 45 AÑOS DE ABANDONO,

España abandonó y vendió el Sahara Occidental sin concluir el proceso de descolonización que se había iniciado y sin respetar su derecho a la autodeterminación como el resto de los Pueblos del continente africano. Recurrió, para ello, al ilegal Acuerdo Tripartito de Madrid, traicionando todas las promesas hechas al pueblo saharaui.
No obstante, después de 45 años de su firma (1975-2020), la responsabilidad española persiste en la actual situación conforme al Derecho Internacional. No se puede olvidar que dichos Acuerdos son nulos de pleno derecho, ya que no cabe legalmente ceder de forma unilateral la soberanía de un territorio pendiente de descolonizar. Por lo tanto, el Estado español sigue siendo la potencia responsable, de iure, del territorio según Naciones Unidas.
La violación del Derecho Internacional en el Sahara Occidental no solamente ha arrojado al pacífico Pueblo Saharaui a un drama que sigue sufriendo sus trágicas consecuencias, sino que también ha provocado en toda la región del norte de África una inestabilidad permanente hipotecando todo intento de lograr un desarrollo económico, social y político, tan ansiado y necesario para la región.
En definitiva, es la hora del cambio en la postura del Estado español con respecto al Sahara Occidental, para diseñar de forma firme y decidida una política valiente y digna para la descolonización de dicho territorio y la autodeterminación de su pueblo y el respeto a sus derechos humanos
España debe asumir un papel más activo, en la búsqueda de una solución urgente, justa y definitiva, mediante la aplicación del Plan de Arreglo de la ONU y la Organización de la Unidad Africana para la celebración de un Referéndum de autodeterminación para el pueblo del Sahara Occidental, tal y como recogen y reiteran todas la Resoluciones de Naciones Unidas.
Lo único que se pide, es una política que permita al Estado español reparar el daño causado con el abandono del Territorio.
La neutralidad no existe a la hora de aplicar el Derecho Internacional. Quien no apoya su cumplimiento está apoyando su violación, como decía DESMOND TUTU “Si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor”.
Igualmente, La Liga Española Pro Derechos Humanos y la Federación Internacional Pro Derechos Humanos-España, expresamos nuestra solidaridad con todos los presos políticos saharauis en Marruecos y, de manera muy particular, con los de GDEIM IZIK cuando se cumplen 10 años de la injusta sentencia contra ellos, así como pedimos al Gobierno español exigir a Marruecos la inmediata liberación de todos ellos y el respeto a los Derechos Humanos de la población saharaui en los territorios ocupados.
También queremos denunciar la brecha ilegal del Guerguerat utilizada por la potencia ocupante marroquí para el saqueo de los Recursos Naturales del Sahara Occidental, como expresar nuestra solidaridad y apoyo a los civiles saharauis que se encuentran manifestándose en la zona de forma pacífica y ante dicho paso ilegal, a pesar de todo tipo de violencia utilizado por Marruecos. “Sin ruido no habrá solución al problema del Sahara Occidental”.

Francisco José Alonso Rodríguez
Presidente

LA MASOFOBIA EN LAS CALLES DE MADRID

Estoy convencido que algo se esta haciendo mal, algunos solo piensan en ellos más que en el grupo y la sociedad, así como las intrigas internas que dañan tanto.
La masofobia resuena en las calles de Madrid

“El masón, al paredón”. Esta terrible consigna resonó ayer en Madrid durante la concentración en contra de las medidas sanitarias adoptadas por nuestras autoridades para tratar de contener la pandemia de Covid-19. No es la primera vez que ese grito de odio suena en España: entre 1936 y 1978 ser masón en España era un delito. Sin embargo, hoy, en la España democrática, el delito es el odio al diferente, castigado por nuestro Código Penal con pena de prisión de uno a cuatro años.

Son las autoridades competentes, no nosotros, las que deben determinar si ayer, ante las cámaras y micrófonos de los medios de comunicación, se produjo un delito de odio. A nosotros, desde la serenidad, nos toca reflexionar sobre las raíces profundas de ese odio hacia nuestra orden. Dicho de otro modo, ¿es evitable la masofobia? Creemos que no. La masonería, como cualquier otra institución, lleva mucho tiempo explicando qué es y a qué se dedica. Ya hemos visto esta reacción en otros momentos de la historia. La masonería siempre atraerá odio porque, en esencia, es amor. Del más puro que pueda imaginarse: fraternidad humana sin importar la raza, la nación, la clase social, el credo religioso o las ideas políticas.

La masofobia es un síntoma, allí donde aparece, de que algo no va bien. Ayer fuimos atacados desde el fanatismo y la ignorancia. A la hora de salir de su ignorancia y perseguir la verdad fenomenológica, el ser humano cuenta desde hace siglos con el método científico: los hechos deben demostrar las hipótesis que formula. En nuestros días, sin embargo, hay un retorno a la probatio diabólica medieval: creer firmemente en una idea, aunque no pueda demostrar que es cierta, porque es indemostrable que no es cierta.

Bajo estos esquemas de pensamiento, propios de la ignorancia y el fanatismo, desterrados por la lógica, ajenos a la ciencia, prolifera en nuestros días todo tipo de desinformación sobre la pandemia que padecemos. Lo más terrible no son las ideas en sí, ni que algunas de ellas nos incluyan en sus delirios. Lo más terrible son los actos que provocan, de consecuencias sanitarias insospechadas, como una concentración de miles de personas que incumplen, desconfiando de la ciencia, las medidas de distancia social y protección decretadas para contener los rebrotes.

CONDENA LA ANEXION POR PARTE DE ISRAEL TERRITORIOS OCUPADOS PALESTINOS

La Liga Española Pro Derechos Humanos y La Federación Española Pro Derechos Humanos-España. Declaración de CONDENA sobre la Anexión de Israel de parte del Territorio Palestino ocupado.

Fecha: 6 de julio de 2020
La Liga Española Pro Derechos Humanos y la FIDH-España, condena la decisión de Israel, que cuenta con el apoyo explícito de los Estados Unidos, de continuar avanzando hacia la anexión ilegal del territorio palestino ocupado. Instamos a la comunidad internacional a intervenir de inmediato y a tomar todas las medidas a su alcance para evitar este intento ilegal de Israel. La anexión pretende consolidar 53 años de ocupación del territorio palestino y es una violación directa y fundamental del artículo 2.4 de la Carta de las Naciones Unidas. En el momento en que las Naciones Unidas se preparan para celebrar el 75º aniversario de la Carta, la comunidad internacional debe reaccionar con rapidez condenando la conducta de Israel y los Estados Unidos por ser ilegal, trabajar seriamente para poner fin a la ocupación y velar por el respeto de los derechos del pueblo palestino, entre otros, el derecho a autodeterminación y la soberanía permanente sobre sus recursos naturales.
El artículo 47 del Cuarto Convenio de Ginebra protege firmemente los derechos inviolables de la población palestina de cualquier “anexión por esta última [la Potencia ocupante] de la totalidad o de parte del territorio ocupado.” Además, la Resolución 242 (1967) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, exige la retirada de Israel de los territorios palestinos ocupados, mientras que la Resolución 478 (1980), establece que “todas las medidas y los actos legislativos y administrativos adoptados por Israel, la Potencia ocupante, que han alterado o pretenden alterar el carácter y el estatuto de la Ciudad Santa de Jerusalén [...] son nulos y carentes de valor y deben dejarse sin efecto inmediatamente”. La Resolución 2334 (2016) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas subraya una vez más que la implantación de asentamientos ilegales por parte de Israel constituye una “flagrante violación” del derecho internacional y “no tiene validez legal”. De conformidad con sus responsabilidades en virtud del derecho internacional, todos los Estados deben abstenerse de realizar acciones que contravengan el derecho internacional o de prestar ayuda o asistencia para el mantenimiento de dicha situación ilegal.
El continuado incumplimiento por parte de terceros Estados, que incluso forman parte del Consejo de Seguridad, de la obligación de adoptar y aplicar las medidas necesarias para poner fin a la ocupación está teniendo un efecto gravemente perjudicial y de gran alcance en cuanto a la eficacia del derecho internacional. Aunque muchos Estados y organizaciones internacionales han condenado la inminente anexión, es imprescindible que los Estados adopten medidas positivas y significativas para hacer frente a la continua violación del derecho internacional por parte de Israel.
El incumplimiento de esta obligación supone legitimar la ocupación, consolidar el apartheid y permitir que continúen, cuando no aumenten, las violaciones de los derechos humanos de la población palestina, como advirtieron 47 expertos de la ONU en una declaración en la que instaban a la comunidad internacional a garantizar la rendición de cuentas ante una nueva anexión de territorio palestino.
Por consiguiente, la Liga Española Pro Derechos Humanos y la FIDH-España hace un llamamiento a la comunidad internacional y a los Estados para que, de forma tanto individual y como colectiva, adopten medidas concretas e inmediatas para poner fin a la prolongada ocupación israelí del territorio palestino ocupado y reafirmen el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación y a la unidad nacional e integridad territorial de Palestina, y en particular que: • rechacen la afirmación de Israel de soberanía sobre el territorio palestino ocupado; • reconozcan inmediatamente el Estado de Palestina y promuevan su plena incorporación a las Naciones Unidas; • Decidan y adopten sanciones económicas y otras medidas para evitar contribuir al desarrollo de los asentamientos israelíes y, por consiguiente, excluyan los productos de los asentamientos del mercado de los Estados, excluyan los asentamientos del ámbito de los tratados bilaterales y disuadan activamente a las empresas de mantener relaciones Decidan y adopten sanciones económicas y otras medidas para evitar contribuir al desarrollo de los asentamientos israelíes y, por consiguiente, excluyan los productos de los asentamientos del mercado de los Estados, excluyan los asentamientos del ámbito de los tratados bilaterales y disuadan activamente a las empresas de mantener relaciones comerciales y de inversión con los asentamientos; • garanticen la rendición de cuentas y la reparación para las víctimas de este conflicto.

Francisco José Alonso Rodriguez
Presidente