EL PRESIDENTE DEL SUPREMO CARLOS LESMOS SOBRE CATALUÑA

Consideramos estas declaraciones del Presidente del Tribunal Supremo interesantes por eso las reproducimos del Periódico El Mundo
OPINION EDITORIAL

Lesmes deja claro que el plan de Mas es inconstitucional

ELPRESIDENTE del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha concedido a EL MUNDO su primera entrevista desde que fue nombrado para el cargo. En unas declaraciones cargadas de interés, aborda cuestiones importantes relativas a la Administración de Justicia y otras que, teniendo una vertiente jurídica indudable, son ahora mismo también un problema político de primer orden en España. Es el caso de la situación planteada por los dirigentes independentistas en Cataluña.

Mientras el presidente de la Generalitat anunciaba ayer -en esta escapada verdaderamente alocada hacia ninguna parte que cada día le lleva a decir una cosa más inverosímil que la anterior- que no descartaba proclamar unilateralmente la independencia de Cataluña, Lesmes recuerda que desde la perspectiva jurídico-constitucional los mandatos de la Constitución son nítidos. «La soberanía no es divisible y, por tanto, las decisiones unilaterales no tienen encaje en la Constitución». Esa es una pared inamovible en cualquier Estado de Derecho y contra esa pared Artur Mas lanza piedras que nunca podrán derribarla. Los juegos de palabras del presidente de la Generalitat sobre si ir a votar no es peligroso para la convivencia y en cambio el no votar sí lo es, no pasan de ser un trampantojo que trata de ocultar la realidad que está detrás de él: qué se vota, quiénes votan y para qué votan. Ahí está el nudo de la cuestión que los independentistas eluden, pero como dice Carlos Lesmes en sus declaraciones a este periódico, «los mandatos de la Constitución son claros» y en ellos están las respuestas a los juegos de Mas.

El presidente del Tribunal Supremo aborda también un aspecto que está creando preocupación y cierto escándalo en la opinión pública: la interminable duración de los llamados macroprocesos, como son el caso Gürtel o el caso de los ERE, entre otros.Carlos Lesmes sugiere que para las macrocausas la ley debería permitir las intervención de varios jueces o, y esto es importante, trasladar la investigación a la Fiscalía, que puede dedicar a varios fiscales a indagar en un único asunto. Lesmes se muestra partidario de que la investigación pase al Ministerio Público, como se hace en otros países, siempre que se garantice en la ley la imparcialidad de los fiscales.

Y aporta una reflexión de sentido común pero que deberían tener muy en cuenta los gobernantes: debe hacerse un uso moderado de los indultos y, cuando se concedan, tienen que ser entendibles para el ciudadano. Por eso dice que los indultos a condenados por corrupción no son aceptables porque ésa es una conducta que tiene un gran reproche social.

El aforamiento es también un tema abordado con una posición crítica por parte de Lesmes, que considera, con mucha razón, que el ordenamiento prevé el aforamiento de demasiadas personas que no deberían tenerlo. En cambio, considera que la Infanta Cristina hubiera debido tener fuero. La imagen de la Justicia, que es mala entre los españoles, le preocupa especialmente y para mejorarla apela a la selección de los mejores jueces para el Tribunal Supremo y a la responsabilidad de los demás, acorde con el inmenso poder que tienen. Una tarea que compete también al CGPJ que él preside y a cuyo sistema de elección le ve ventajas, aunque también inconvenientes.

Deja un comentario