¿LA CONFLICTIVIDAD CONTINUA EN UCRANIA CON LA OCUPACIÓN POR PRO RUSOS DEL PARLAMENTO DE CRIMEA?

Un grupo de hombres armados ha irrumpido este jueves en el Parlamento y la sede del Gobierno provincial de Crimea, ubicados en la capital de la región, Simferopol. “Me han informado de que los edificios han sido tomados por hombres armados uniformados y sin distintivos. De momento no han presentado demandas”, declaró Refat Chubárov, diputado de la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania. La bandera rusa ha sido izada en ambos edificios. Los dos edificios están controlados por francotiradores.

Los asaltantes pertenecen a las fuerzas prorusas de Autodefensa de la Población Rusoparlante de Crimea. Este grupo está formado por exmilitares y antiguos agentes de los servicios secretos, sin que se precise de qué país son. Algunos periodistas han intentado aproximarse a la entrada del Parlamento pero tuvieron que retirarse después de que les lanzaran una granada aturdidora desde el interior del Legislativo. El canal ruso Rusia 24 informó de que los asaltantes declararon que sólo permitirían entrar en el edificio “al presidente del Legislativo y a los diputados legítimos”.

El Ministerio de Defensa ruso ha anunciado que ha puesto en alerta de combate a las unidades de cazabombarderos de la Fuerza Aérea emplazadas junto a la frontera occidental del país. “Se están llevando a cabo patrullas aéreas con regularidad en las regiones fronterizas con cazabombarderos”, ha indicado el Ministerio de Defensa. “Desde el momento en que recibe la señal de estar en alta alerta, la Fuerza Aérea en la región militar occidental sale de sus bases”, ha explicado.

Rusia pone en alerta de combate a las unidades de cazabombarderos en la frontera con UcraniaEl presidente Interino de Ucrania, Alexandr Turchínov, exige a Rusia que mantenga en su bases a las tropas que tiene en territorio ucraniano, pues “cualquier movimiento de efectivos será considerado una agresión”. El presidente interino y también jefe del Legislativo hizo un llamamiento al Gobierno de Rusia a respetar los acuerdos internacionales. Según el tratado por el que Moscú mantiene en el puerto de Sebastopol (Crimea) la base principal de su Flota del mar Negro, todos los movimientos de tropas en el territorio de Ucrania deben ser acordados con las autoridades de ese país.

El ministro del Interior en funciones de Ucrania, Arsén Avákov, ordenó poner en estado de alerta a la policía y las tropas dependientes de su cartera que se encuentran en la república autónoma de Crimea. Agregó que los edificios tomados han sido acordonados por la policía y que “se adoptan otra serie de medidas para contrarrestar el desarrollo de acciones extremistas e impedir que la situación degenere en un enfrentamiento armado en el centro de la ciudad”. “Los provocadores están actuando. Es la hora de tener la cabeza fría, de consolidar las fuerzas sanas y de dar los pasos precisos”, recalcó Avakov.

La portavoz del Gobierno crimeano, Violetta Lísina, confirmó que esta madrugada, hacia las 04.30 hora local (02.30 GMT), un grupo de cerca de 30 personas ocupó la sede del Ejecutivo, en una acción en la que no se produjeron víctimas. Los ocupantes de la sede gubernamental, añadió Lísina, permitieron a los policías que la custodiaban abandonar el edificio con sus armas de reglamento.

El legislador, dirigente de la minoría tártara de Crimea, hizo un llamamiento a los habitantes de Simferópol, la capital de la autonomía, a no acercarse a los edificios tomados, que han sido rodeados por fuerzas policiales. Alrededor de cien agentes de Policía se han desplegado frente al Parlamento, si bien las puertas del edificio parecen haber sido bloqueadas con planchas de madera.

Turchínov: “Cualquier movimiento de efectivos será considerado una agresión”"Aún es prematuro comentar el incidente”, declaró a su vez el diputado Andréi Sénchenko, del partido Batkivschina, una de fuerzas dirigentes de las protestas que la semana pasada hicieron caer el régimen de Víctor Yanukóvich. Simferópol fue ayer escenario de manifestaciones proucranianas y prorrusas que tuvieron lugar junto a la sede del Parlamento autonómico, donde se produjeron algunos incidentes en el curso de los cuales una persona murió de un ataque cardiaco. Tras estos incidentes, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha advertido este jueves de que defenderá con “firmeza” e “inflexiblemente” los derechos de sus compatriotas.

El suceso también ha tenido lugar apenas un día después de que el nuevo presidente, Oleksander Turchinov, y las principales autoridades de seguridad manifestaran su preocupación por las “señales de separatismo” llegadas desde Crimea. Turchinov citó a responsables de ministerios y agencias para analizar cuál es la situación de la península de Crimea y, en este encuentro, todas las partes se han mostrado de acuerdo en la necesidad de “no permitir señal alguna de separatismo” o “amenazas contra la integridad territorial” de Ucrania.

Las nuevas autoridades, designadas después de que Yanukóvich huyese de Kiev, contemplan castigar a quien pueda poner en riesgo la unidad ucraniana, según un comunicado de la oficina de Turchinov, que no ha dado más detalles de estas discusiones.

Algunos altos cargos de Crimea, que perteneció hasta 1954 a Rusia, ya han abogado abiertamente por iniciar un movimiento secesionista y miles de personas han participado en concentraciones contra las nuevas autoridades. También se ha constatado la formación de milicias por parte de la población rusófona. La península de Crimea, bañada por el mar Negro, cuenta con unos dos millones de habitantes, de los cuáles casi un 60 % son rusos, un 25 % ucranianos y un 12 % tártaros.

Altos cargas de Crimea abogan abiertamente por iniciar un movimiento secesionistaLa Rada Suprema, el Parlamento ucraniano, designó el domingo a Turchinov como presidente en funciones, cesó a los ministros de Exteriores y Educación y abolió la ley que protegía el uso de las lenguas minoritarias, entre ellas el ruso, lo que ha incrementado las tensiones.Además, el gran peso en la situación política actual de Svoboda, un partido que se declara como abiertamente fascista y que tiene como líder histórico a Stepan Bandera, que dirigió la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) y colaboró con la Alemania Nazi, ha desatado temor entre las comunidades minoritarias del país.

Por último, el hecho de que las protestas contra Yanukóvich, un político de centro-derecha cercano a Rusia, se desataran tras su negativa a firmar un acuerdo económico con la Unión Europea (UE) debido al peso de sus relaciones comerciales con Moscú, ha hecho temer a la población rusófila que las nuevas autoridades aprobarán leyes lesivas para ella.

Deja un comentario